La crisis y sus consecuencias –más paro, menos renta disponible- ha avocado a muchos hogares valencianos a recortar gastos en protección. Su víctima más directa: la contratación de seguros. Los datos son demoledores, cuatro de cada diez viviendas de la Comunitat Valenciana están desprotegidas en caso de sufrir un siniestro por no contar con un seguro de hogar. Son más de 1,29 millones de casas y pisos, un 10,82% más que al inicio de la crisis, según los datos publicados por el portal Kelisto.es

El informe señala que en España hay más de 8,5 millones de viviendas sin asegurar a las que habría que agregar otros 10 millones de inmuebles infraasegurados. Celia Durán, responsable de contenidos del portal, explica que «en los últimos años las familias han tenido que recortar sus gastos debido a la reducción de sus ingresos, y uno de los productos afectados por estos recortes ha sido el seguro del hogar. Al no ser un seguro obligatorio, muchos usuarios han reducido sus límites y coberturas e, incluso, han prescindido de contratarlo».

Durán añade que en caso de siniestro el coste para las familias será muy superior si tenemos en cuenta que la prima media del seguro de hogar es de 206 euros, mientras que una reparación ordinaria, como una gotera, su coste puede alcanzar los 300 euros.

En época de crisis la protección se convierte en el principal estandarte para la fiabilidad de nuestro futuro. El seguro de hogar está concebido para cubrir posibles pérdidas y daños a terceros. Un incendio, una tubería rota o cualquier desperfecto puede generar un problema de consecuencias incalculables. Por eso un asesoramiento personalizado es fundamental a la hora de fusionar dos conceptos: ahorro y seguridad.

¡Anímate a dejar un comentario!