Todo comunica. Nuestra manera de hablar, de gesticular, de vestir e incluso el vehículo que elegimos para el día a día. Aunque no lo creamos, esta elección nunca es aleatoria y sin duda dice mucho de tu personalidad y de tu estilo de vida. ¿De qué color es tu coche? ¿Y la cilindrada? ¿Apuestas por marcas nacionales o te gusta más la línea germana?

1. El color

No son pocos los estudios que hablan de la asociación del color a la personalidad de cada uno. El último viene de la mando de la compañía de renting Arval que pone en evidencia que las personas que eligen un coche negro se consideran inteligentes y creativas en contraste con las que prefieren coches azules que suelen ser gente con un talante más empático y objetivo. El rojo se suele asociar a personas más introvertidas e impulsivas y el gris a personas con una mayor estabilidad emocional.

2. La marca

Una investigación de la web inglesa VoucherCodesPro.co.uk revela la concordancia que hay entre la marca de coches que conduces y tu personalidad. Así el informe confiesa que las personas que apuestan por la marca BMW suelen ser personas más abiertas y liberales. El Kia se relaciona más con la mujer y  la familia. Según la investigación los conductores más imprudentes son los que conducen un Toyota y los que tienen un Mini suelen tener menor índice de siniestralidad y por tanto se les considera más prudentes.

3. Nacionalidad del vehículo

Según informa el RACC, el lugar de procedencia de tu coche que conduces también puede resaltar rasgos de tu carácter. Por ejemplo, los que prefieren los coches alemanes suelen ser conservadores: no les gusta el riesgo y buscan vehículos de excelente y demostrada calidad. Muy diferente a los que apuestan por marcas asiáticas que buscan la practicidad y su objetivo es alcanzar una buena relación calidad-precio.

4. Los faros

Curiosamente en el diseño del vehículo los faros son determinantes y como no podían ser menos también llevan sus respectivas consideraciones. El informe del RACC considera que:

Los de faros circulares y líneas redondeadas están más relacionados con la inocencia de la persona.

Los de grandes faros rectangulares y capó ancho están asociados a la madurez.

Los que apuestan por faros triangulares y parabrisas estrechos son más de personas jóvenes

Los de faros estrechos, un gran capó y una amplia parrilla proyectan sensación de poder.

¡Anímate a dejar un comentario!