Pensar y planificar las próximas vacaciones no ayuda a “amoldarse” a la rutina diaria de forma eficaz. De acuerdo con los expertos, el periodo de adaptación a la rutina después de las vacaciones oscila entre una y dos semanas. Una vuelta brusca después del verano puede provocar que se pierda productividad y el llamado “síndrome postvacacional”.

Pablo Palao Pons, coach personal y experto en comunicación de Tisoc Coaching afirma que “tendemos a idealizar las vacaciones y a pensar en el resto de año como una serie de calamidades. Pero la realidad es que ni las vacaciones son tan perfectas ni las semanas que restan tan horribles”.

Un pensamiento positivo y una actitud proactiva es determinante para volver a trabajo de la mejor manera posible. A continuación y de la mano de Tisoc Coaching os ofrecemos una serie de consejos para que la vuelta a la rutina sea “menos pesada”.

Vuelta a la realidad. Debemos poner punto y final a las vacaciones. Volver a la rutina centrándonos en lo mucho que hemos disfrutado en las vacaciones no es la mejor opción. Céntrate en los aspectos más agradables de la rutina y olvida esos pensamientos que te trasladan de nuevo al pasado y a opciones que no son viables.

Busca tiempo para ti. Hay que respetar cada día el tiempo para uno mismo. Programa un tiempo de ocio personal, mínimo 15 minutos al día. Esto será imprescindible para ajustar la vida a los nuevos ritmos de rutina.
Desciende de tu nube. El ocio y la desconexión consigue una sensación placentera que hace que la “euforia vacacional” nuble la realidad. Ponte metas concretas, medibles y realistas, el sentido contrario sólo acarreará frustración.

Piensa a corto plazo. Olvídate de planear las vacaciones para el año que viene, planea qué vas a hacer este fin de semana. La meta corta estimula, la larga incomoda. Empezar a contar los días para las próximas vacaciones es una de ls peores ideas que puedes tener.

Nuevos hábitos vacacionales. Incorpora hábitos de las vacaciones a la rutina diaria. Por ejemplo el tiempo de desayuno asociado al tiempo libre o hábitos como leer o el deporte.

La salud es lo primero. Come equilibrado y duerme bien. No hace falta dietas basta con llevar una dieta equilibrada y practicar ejercicio de manera continua.

¡Anímate a dejar un comentario!