Hoy es el día de la mujer trabajadora y como una servidora hoy más que nunca nos sentimos en nuestro derecho de reivindicar nuestro hueco en el espacio social-económico de una sociedad cada vez más dispar.

En contraposición al tradicional modelo patriarcal de liderazgo autoritario y jerárquico, determinados analistas anuncian la próxima revolución económica donde la figurade  la mujer juegue en un papel determinante dentro de la empresa y los mercados.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora  no hemos querido perder la oportunidad de rendir una especie de tributo a todas aquellas mujeres que sin duda crean un valor diferencial dentro de su empresa.  Para ello os presentaos un listado elaborado por TISOC Coaching, escuela europea líder en coaching en español, que versa sobre las razones por las que a las empresas les conviene contratar profesionalmente a mujeres.

“La intuición, empatía, disposición para el trabajo en equipo y el buen trato son capacidades presentes en las mujeres. Así, estas competencias femeninas naturales son una ventaja competitiva de género por las que debería valorarse a las mujeres para cargos directivos”, explica Alfredo Diez, Coach ejecutivo experto en liderazgo femenino de TISOC.

El trabajo de las mujeres en las empresas destaca por…

Mayor peso de la vida afectiva: Es muy común que las mujeres den mayor peso a su vida afectiva y que, en consecuencia,  posean la capacidad de relacionarse desde la empatía y la valoración del otro. La relación suele orientarla más a la persona y a sus necesidades por lo que mejoran  el clima laboral de una empresa. Esto difiere de los hombres, que suelen valorar más datos objetivos y resultados organizacionales.

Multifoco: Las mujeres tienen en muchos casos una mayor capacidad de versatilidad que los hombres, la llamada habilidad “multitarea”. Muchos hombres son, por el contrario, monofocales, en el sentido en que se centran en una labor hasta que la dominan o concluyen con éxito dejando la periferia sin atención.

Comunicación ilimitada: Las mujeres poseen por líneas generales la capacidad de resolver los conflictos hablando, algo fundamental en una organización. El hombre tiende a resolver los conflictos desde el silencio, lo que suele conducir a que el se enquiste y crezca.

Competencias emocionales: El Consorcio para la Inteligencia Emocional de Daniel Goleman  define cinco competencias en las que las mujeres superan a los hombres en las empresas: escucha, empatía, trabajo en equipo, resolución de conflictos y feedback.

Diversidad: El estudio demuestra que la coexistencia de hombres y mujeres en el mismo entorno hace que los equipos sean más creativos y con mejor ambiente de trabajo. La diversidad es un factor clave para las organizaciones del futuro.

Cohesión: Las mujeres cuentan con más habilidad para reunir a personas y aglutinar opiniones y propuestas. Esta premisa favorece la creación de equipos al mismo tiempo que fomenta la participación involucrando al grupo en los diferentes proyectos. Mientras que las mujeres suelen reunir y juntar, los hombres manifiestan una mayor tendencia a separar y ordenar.

¡Anímate a dejar un comentario!