SEGURO DE AUTOMÓVIL

El seguro de automóvil es un producto que cubre los desperfectos y riesgos creados por la conducción en caso de accidente. Se trata de un producto obligatorio para cualquier propietario de vehículo. Ante un mercado competitivo en Finalin te ofrecemos el mejor trato, agilizando los partes y preocupándonos de que nuestros clientes reciban la gestión a la mayor brevedad posible.

La Asistencia en Viaje

La Asistencia en Viaje es sin duda una de las grandes garantías de un seguro de auto.

El seguro obligatorio es común a todas las compañías pero la asistencia en viaje puede tener diferencias sustanciales de una compañía a otra.

Aunque el servicio de grúa es la razón de ser de esta garantía, hay muchas más ventajas que suelen ser poco conocidas por el asegurado. Un ejemplo claro es no limitar la asistencia a sucesos ocurridos durante la conducción del vehículo propio garantizando la cobertura en caso de accidente en otro vehículo o incluso en transporte público.

Lo primero que debemos tener en cuenta cuando contratamos la asistencia en viaje es preguntar al Agente el radio de kilómetros desde nuestro domicilio a partir del que dejamos de poder elegir el taller de destino en caso de inmovilización del vehículo. En estos casos la compañía nos obliga a llevarlo al taller oficial más cercano del lugar donde ha quedado parado nuestro coche.

Esto significa que podemos tener dos opciones de contratación y si bien es cierto que ciertas compañías no limitan los kilómetros de distancia siempre es bueno preguntarlo. Esto nos permitirá la opción de limitar ese radio a cambio de reducir la prima.

El hecho de poder elegir el taller de destino del vehículo, aparte de libertad, también nos permite la tranquilidad de llevarlo a un taller de confianza.

Otra de las posibilidades que nos ofrece esta garantía es la cobertura de gastos de alojamiento en un hotel de 4 estrellas o similar, siempre que la reparación del vehículo no supere ciertos días y decidamos no traer el vehículo hasta el domicilio.

En caso que la reparación sea superior a ciertos días o que optemos por traer el vehículo hasta el taller cercano a nuestro domicilio la compañía nos ofrecerá un medio de transporte para, o bien llegar al destino que teníamos previsto, o bien volver a casa.

¡Ojo con este último detalle! Las compañías nos dan cobertura para un solo traslado. Si decidimos que nos lleven hasta el destino y el vehículo requiere de una reparación importante, éste sí será trasladado hasta el taller elegido, pero nosotros habremos consumido la garantía para personas y tendremos que costearnos la vuelta a nuestro domicilio.

Franquicias… Ventajas e Inconvenientes

Franquicia: Importe que debemos asumir como asegurados en caso de siniestro con culpa.

Cuando contratamos un seguro a Todo Riesgo, las compañías nos ofrecen unas primas en función del importe de la franquicia que contratemos.

Resulta curioso comprobar que contratar un seguro a Todo Riesgo con una franquicia de por ejemplo 200€ no es mucho más caro que contratarlo con una de 450€.

Sin embargo, si pedimos precio para un Todo Riesgo Sin Franquicia podemos ver que el precio del seguro se dispara pero… ¿a qué se debe?

Podemos pensar que el simple hecho de participar en el coste del siniestro permite a la compañía abaratar el seguro pero ¿por qué un Todo Riesgo Sin Franquicia es muchísimo más caro?

Se debe principalmente por la diferencia de números de siniestros declarados. Los vehículos asegurados sin franquicia proporcionan muchos más partes a las compañías que los que tienen una franquicia aunque sea pequeña.

Debemos tener en cuenta que cuando decidimos reparar nuestro vehículo por la garantía de daños propios, la compañía nos “cobrará” una franquicia por cada parte que el perito declare y hará tantos partes como golpes en “diferentes momentos” se hayan producido.

Por ejemplo, el caso más típico es el de “voy a pintar el coche”. En este caso, el perito valorará en cuantos golpes-roces se han ido produciendo los diferentes daños, como puede ser daños al paragolpes trasero un día, daños al paragolpes delantero otro día, daños laterales que no tienen nada que ver con los anteriores… por lo que al final declarará a la compañía desde 1 hasta 6 partes si hace falta, lo que conlleva pagar desde 1 hasta 6 franquicias.

Esta manera de valorar, lo que consigue es que no estemos reparando el vehículo constantemente. Sin embargo, un seguro a Todo Riesgo Sin Franquicia, al no tener que participar en el coste del siniestro, da igual que el perito declare 1 que 7 partes, no abonaremos cantidades extra debido a que la posibilidad de que se produzcan siniestros con más frecuencia es mucho más alta. Esto es lo que hace que un Todo Riesgo Sin Franquicia sea mucho más caro.

Bonus-Malus (Tirea)

El fichero Tirea es una base de datos que las compañías utilizan para registrar la siniestralidad (malus) y la No Siniestralidad (bonus) del Tomador de la póliza con el fin de proporcionarse entre ellas información para penalizar a los tomadores con más siniestralidad y bonificar a aquellos con menos siniestros declarados.

Como vemos, no hablamos en este aspecto del conductor, que puede o no puede coincidir con el tomador de la póliza, sino que la información registrada en el Tirea corresponde exclusivamente al tomador de la póliza, por tanto, podemos decir que cualquier NIF, NIE o CIF que tenga un seguro de auto en vigor, tiene un historial de siniestralidad.

Hemos de decir que la mayoría de las compañías utilizan el fichero de Tirea pero no todas. Hoy día existen algunas que no recurren a éste para calcular las primas de sus seguros de auto.

Conductores Menores de 25-27 años o con menos de 2 años el carnet

Todas las compañías tienen una edad y un tiempo de carnet a partir del cual deja de considerar al conductor riesgo agravado.

En la mayoría son 25 años con dos años el carnet de conducir pero hay algunas que esa edad la eleva hasta los 27 años.

¿Qué significa esto? Pues que cuando existe una persona que pueda, tanto habitual como ocasionalmente ser conductor de un vehículo y que no cumpla con los dos requisitos solicitados, obligatoriamente debe ir declarado como conductor, o habitual o secundario, en la póliza de seguros.

El riesgo de no declarar a un conductor que no cumpla estas exigencias del contrato es dejar en manos de la compañía el derecho a repetición sobre el asegurado de la póliza, es decir, el derecho a reclamar al propietario del vehículo todo importe indemnizado a terceros, consecuencia de siniestros de culpa por parte del conductor no declarado.

Alcohol y Drogas Al Volante…

Hoy día las consecuencias de conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, además de suponer un riesgo para la seguridad vial también puede suponer un golpe duro en el plano económico.

Y es que las compañías en el contrato incluyen una clausula que las exime de responsabilidad en el caso de un accidente producido por un conductor bajo los efectos de las drogas o el alcohol.

Esto significa que todo daño tanto material como personal a terceros corre por cuenta del asegurado.

¿Por qué si me dan un golpe el perito es de mi compañía?

Existe poco conocimiento en general sobre este asunto.

¿Por qué cuando un tercero me da un golpe, el perito que aparece por el taller para valorar los daños a mi vehículo es el de mi propia compañía?

Esto se debe a los convenios a los que están adheridos la mayoría de las compañías, que suele ser el convenio CICOS (Centro Informático de Compensación de Siniestros).

Éste consiste en acuerdos de indemnizaciones en cada siniestro de la compañía “culpable” a la “inocente” de un módulo que ronda los 882 €, quedando la compañía que recibe el golpe, responsable de la reparación del vehículo, sea cual sea su coste.

Esto se hizo para agilizar el trámite de siniestros. Se declaran más de 5.000 siniestros diarios y se hace necesario crear una fórmula de trabajo que permita resoluciones rápidas.

Hay que aclarar que este tipo de convenio sólo se utiliza para los daños materiales producidos a un tercero pero no para los daños personales. Las indemnizaciones por lesiones SÍ son asumidas por la compañía “culpable”.

¿Qué ocurre en un siniestro Total?

Es conveniente enlazar esta pregunta con la anterior para explicar porque cuando hay un siniestro declarado total el problema de la reparación es con nuestra propia compañía y no con la contraria.

Cuando uno recibe un golpe de un tercero, si el valor de la reparación del vehículo supera el “valor venal”, la compañía indemnizará por éste y será el asegurado el que se encargue de reparar o de cambiar de vehículo.

Por ejemplo, un vehículo del año 2.000 con un valor venal de 1.000 €, si recibe un golpe de un tercero, cuyo importe para reparar es de 1.500 €, la compañía nos indemnizará por los 1.000 € valorados y dará por concluido el siniestro.

Estos valores no son al azar, sino se basan en unas tablas públicas, llamadas GAVMAN, que proporciona un valor al vehículo según la matrícula.

Y esto es así, porque la compañía “culpable” indemnizará con 882 € a nuestra compañía y dará por cerrado el siniestro siendo ésta última la que tiene que hacerse cargo el coste de la reparación.

Por eso los conflictos en este tipo de siniestros se disputan con la propia compañía que uno tiene contratada.

Ni que decir tiene que se aplica la misma regla para la reparación del vehículo a través de la garantía de Todo Riesgo o Daños Propios.


Siguenos en las redes

Buscar

Todos los derechos reservados a FINALIN, SL © 2015

Página creada por Mitzi Web

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche en el enlace para más información.

¿Necesita ayuda? ¡Envíenos un correo! ¡Chatea Con Nosotros!

← Paso Anterior

Gracias por contactarnos. Le responderemos antes posible.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial