Llevamos un invierno movidito. Cada vez parece más cierto eso que se dice, o no llueve o el temporal lo destroza todo. Si de algo estamos seguros es que el invierno no termina aquí y ante las posibles rachas que se avecinan hoy os dejamos unos consejos para que el frío no os pille desprevenidos. Tanto en tu casa como en la calle o haciendo deporte es importante que tengas en cuenta estos consejitos para que el temporal no te pille desprevenido.

En mi casa

Los siniestros de hogar por daños derivados de fenómenos meteorológicos suponen el 6,1% de los siniestros. Si tienes que dar parte de un siniestro por temporal en el seguro de tu casa recuerda que las compañías de seguros se rigen por lo que dice el aemet (Agencia Española de Meteorología).  Para evitar los daños derivados de estos la primera norma es cerrar todo a cal y canto con el toldo bien recogido. No olvides retirar cualquier objeto susceptible de caer a la calle y causar daños a un tercero. Aunque parezca una obviedad no os imagináis la de siniestros de peatones como consecuencia de la caída de macetas colocadas en balcones y terrazas. Si llega el temporal despeja esta zona para evitar sustos innecesarios.

En la calle

Si paseando por la calle o andando hacia el trabajo nos sorprende un temporal lo primero que no debemos hacer es caminar cerca de cornisas, muros o árboles que puedan desprenderse. Tratemos de ir con extremo cuidado cuando estemos próximos a edificios en construcción. Por supuesto no subir a grúas o andamios aunque se cuente con las medidas de protección oportunas. Para terminar evita hacer deporte al aire libre en parques o zonas arboladas. En muchas ocasiones estos parques cuentan con árboles viejos y con raíces deterioradas que pueden desprenderse fácilmente con rachas fuertes de viento.

En mi coche

La primera norma al volante es básica: reduce la velocidad y las dos manos en el volante. Deberás estar atento y preparado ante los posibles obstáculos que se den en la vía. Es importante que los movimientos sean suaves y la velocidad lenta y constante. Los adelantamientos siempre con delicadeza especialmente en túneles y al cruzarnos con vehículos pesados en carreteras de doble sentido.

Cerca del mar

La recomendación más lógica: aléjate del mar. Aunque aquí en la provincia de Alicante la mar no es tan brava nunca viene de más extremar las precauciones. Además evita acercarte a lugares bajos que puedan verse afectados por el fuerte oleaje.

¡Anímate a dejar un comentario!